02
Nov

El fútbol y Pasolini, 43 años después

Tal día como hoy, el 2 de noviembre de 1975, 43 años atrás moría asesinado en Ostia cerca de Roma, Pier Paolo Pasolini, novelista, poeta y cineasta italiano. Un hombre que supo llegar a las cotas mas altas del mundo intelectual italiano sin dejar de lado el fútbol y disfrutar con sus amigos (y no tan amigos) de este deporte.

Nació en Bolonia, Pasolini fue un ferviente tifoso del equipo de su ciudad. Gracias a su pasión y a través de su posición de intelectual  pudo teorizar sobre el fútbol. Una de sus frases más famosas es “la última representación sagrada que nos queda en nuestro tiempos”. Entendió que el fútbol era como un “sistema de signos, un auténtico lenguaje”, de tal manera que el 3 de enero de 1971 aparecía en Il Giorno un artículo titulado “El fútbol es un lenguaje con sus prosistas y sus poetas”.

Pasolini escribe que el fútbol  “tiene todas las características fundamentales del lenguaje por excelencia, al que nosotros nos hemos remitido como término de comparación, esto es, el lenguaje escrito-hablado”.  Deja claro que hay jugadores poetas y otros más cercanos a la prosa: “Puede haber un fútbol como lenguaje prosístico y un fútbol como lenguaje fundamentalmente poético. Para explicarme, pondré –anticipando las conclusiones- algunos ejemplos: Bulgarelli juega al fútbol en prosa: es un prosista realista. Riva juega un fútbol poético: es un poeta realista. Corso juega un fútbol poético, pero no es un poeta realista: es un poeta un poco maldito, extravagante. Rivera juega un fútbol en prosa: pero la suya es una prosa poética”.

¿Y el famosos Catenaccio italiano?  “El Catenaccio y la triangulación del balón es un fútbol de prosa: se basa en la sintaxis, en el juego colectivo y organizado, esto es, en la ejecución razonada del código”.

“El fútbol es la última representación sagrada de nuestro tiempo. En el fondo es un rito, también evasión. Mientras otras representaciones sagradas, inclusive la misa, están en franca decadencia, el fútbol es la única que permanece. El fútbol es el espectáculo que ha sustituido el teatro. El cine no ha podido sustituirlo, el fútbol sí. Porque el teatro es una relación entre un público de carne y hueso y personajes de carne y hueso. En cambio, el cine es una relación entre una platea de carne y hueso y una pantalla, entre sombras. El fútbol es un espectáculo en el cual un mundo real, el de las gradas del estadio, se mide con los protagonistas reales, los deportistas en el campo de juego, que se mueven y se comportan según un ritual preciso. Por esto considero al fútbol el único gran mito que permanece vivo en nuestro tiempo.”


“Victorias y Derrotas, la historia a través del balón” se trata de la puesta en marcha de un cómic que aúne historia y fútbol y que sirva para valorar los acontecimientos históricos en el aula desde una forma diferente y divertida.

Suscríbete a nuestra newsletter