10
Nov

El azul y oro entraron en la Boca

En la mañana de 5 de febrero de 1907 Juan Bricchetto estaba en el puerto de Buenos Aires entre los diques 1 y 2. Su trabajo consistía en hacer girar el puente para dejar el paso libre a las naves de un dique a otro. Era un trabajo normal para un hombre que el año anterior era el presidente de uno de los clubes que con el tiempo será uno de los más importantes del mundo.

La primera embarcación que entró esa mañana en el puerto bonaerense y que Bricchetto dejó pasar llevaba los colores nacionales azul y amarillo, un hecho común e insignificante pero que pasó a la historia.

El día anterior Bricchetto tuvo una original idea para el club xeineze, había propuesto a los directivos de Boca Juniors que los colores de su camiseta serían los colores de la bandera de la primera nave que entrase al día siguiente en el puerto de Buenos Aires. De esta manera, el destino quiso que la primera embarcación que entró esa mañana llevase como bandera la de Suecia.

Fueron varias las embarcaciones suecas las que entraron en el puerto ese año, según el relato oral del club, Bricchetto presentó los nuevos colores del club en el mes de abril de 1907, por tanto, la fecha de la elección está entre enero y abril. El día más probable es el 5 de febrero, ya que ese día llegaron al puerto bonaerense dos embarcaciones suecas: el Oskar II y el Prinsessan Ingeborg (esta embarcación también fue vista en Buenos Aires el 8 de marzo).

Hasta ese momento el Boca Juniors había vestido diferentes camisetas. En abril de 1905, poco después de su fundación, los xeinezes jugaron con una camiseta rosa que fue retirada rápidamente por las burlas de los rivales. Manuela Farenga, hermana de uno de los dos fundadores del club, cosió con sus propias manos una nueva camiseta de Boca. Era un diseño simple que consistía en una camiseta blanca con tres líneas negras cosidas en vertical. Este modelo tampoco tuvo mucha aceptación y ese mismo año fue abandonada.

El Boca utilizó otro color, esta vez el celeste. Pero en un partido contra el Nottingham de Almagro los dos equipos se presentaron con la misma camiseta. Este hecho, y la derrota, llevaron al equipo bostero a dejar a un lado este nuevo color. Volvieron al blanco y negro pero con muchas más líneas y botones en el cuello.

Así llegaron hasta el día en que Bricchetto vio entrar por el puerto de Buenos Aires la nave sueca. El 4 de agosto de 1907 el Boca Juniors vestía por primera vez los colores azul y amarillo en un partido contra el General Arenales.

La camiseta era azul con una banda diagonal amarilla (sí, como su mayor rival) pero que no tenía una dirección fija, en el mismo partido se podía ver a jugadores con la banda hacia la derecha o la izquierda.

El diseño actual de la camiseta xeineze no se decide hasta 1913, en ese momento se establece que la banda debía ser colocada de manera horizontal a la altura del pecho, fijando así la imagen original de la camiseta de Boca Juniors para la historia del fútbol.

El azul y oro desde entonces es el símbolo de la mítica escuadra argentina, y estos colores han sido vestidos por Maradona, “Chacha” Mouzo, Ángel Clemente Rojas “Rojitas”, “Mono” Perotti, Gatti o el gran delantero “Loco” Palermo.

El destino de estos dos colores en Argentina no se acaba aquí, hay dos historias paralelas con otros dos equipos: el azul y amarillo son también los colores del Rosario Central y del Club Atlético Atlanta.

Este último, el Atlanta, fue fundado en 1904, y eligieron los colores sociales de una manera más simple que el Boca Juniors. El azul y el amarillo estaban inspirados en los colores de las telas que cubrían los escaparates de las tiendas del barrio. Una forma de sponsor de las tiendas de la época pues esos colores fueron propuestos por Emilio Bolinches, uno de los fundadores de Atlanta.


“Victorias y Derrotas, la historia a través del balón” se trata de la puesta en marcha de un cómic que aúne historia y fútbol y que sirva para valorar los acontecimientos históricos en el aula desde una forma diferente y divertida.

Suscríbete a nuestra newsletter